Reportajes_282983099_63777311_1706x960

El cuidado del pie en disciplinas deportivas como el running viene relacionado con el tipo de calzado que se escoge para correr, por supuesto. Sin embargo, las deportivas, sean de la marca que sean, no son lo único a tener en cuenta. Las plantillas, esas tímidas y en muchas ocasiones olvidadas compañeras de carrera, también deben estar en nuestra lista.

A raíz de este tipo de inquietudes y de las, cada vez más comunes, lesiones en corredores, los estudios de las pisada han alcanzado su auge máximo. Sin olvidarnos, claro está, de la respectiva producción de calzado y accesorios específicos. Tanto si el corredor es supinador, pronador o super supinadoractualmente existen todo tipo de deportivas y plantillas para prevenir y tratar lesiones.

Ante esto y avalados por estudios científicos, muchos profesionales deportivos y de la salud recomiendan que muchos runners se sometan a un estudio anatómico y de pisada. Hasta aquí todo correcto, pero ¿y los corredores?

Muchos de nosotros nos hemos visto implicados, sea por causa propia o ajena, en la eterna y lógica duda que surge ante esto: ¿son realmente eficaces, necesarias las plantillas y los zapatos para corredores? Es inevitable pensar en el beneficio que buscan tanto las grandes marcas de productos como la industria en sí, y de ahí el escepticismo.

las plantillas específicas para corredores sirven para prevenir dolencias y lesiones ocasionadas por la tipología de pisada. Las dolencias pueden ser tanto de pies como de rodillas, tobillos, cadera, espalda, hombros, posturales y un larguísimo etcétera. Las lesiones más comunes asociadas a una incorrecta pisada son la del tendón de aquiles y la  rodilla del corredor o inflamación de la cintilla iliotibial.  Como hemos comentado, una incorrecta pisada influye en toda la anatomía corporal.

¿Plantillas sí o plantillas no?

Sí, pues resultan muy útiles en personas con una pisada concreta, pero no a cualquier precio y menos aún si realmente no las necesitas. Que no te vengan creando necesidades donde no las hay y, en caso de precisarlas, que no te vendan gato por liebre. Lo mejor en cualquier caso es acudir a un podólogo deportivo, que debe decidir lo mejor en cada caso.

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail