article-los-banos-de-hielo-ayudan-a-la-recuperacion-o-no-55895475de4b7

La mayoría de los corredores conocen la utilidad de aplicarse hielo en un músculo dolorido o lesionado. El frío reduce la hinchazón y la inflamación, además de tener un efecto analgésico. Después de una sesión de entrenamiento intensa, un baño de hielo permite relajar todo el cuerpo a la vez, lo que es mucho más fácil y eficaz que intentar mantener un montón de compresas de hielo en las piernas. Se trata de un método comprobado a lo largo del tiempo y que cuenta con numerosas pruebas que lo respaldan como para que un único estudio lo eche por tierra.

 Aun que también se ha demostrado que los baños regulares de hielo pueden disminuir algunos de los beneficios del entrenamiento. La idea aquí es que una ligera inflamación post-carrera es parte del proceso que lleva a mejorar el estado físico, una vez que su cuerpo se ha recuperado de un entrenamiento duro. Pero tomar habitualmente medidas para evitar la inflamación leve, te puede llevar a no estar obteniendo el mayor beneficio del entrenamiento. En este enfoque, los corredores deben limitar los baños de hielo (y antiinflamatorios) para cuando sea imprescindible por el dolor o la hinchazón y la necesidad de volver a un funcionamiento normal tan pronto como sea posible.

Hay estudios que sugieren que un baño de hielo bastante frío inmediatamente después de un duro esfuerzo te prepara mejor para otro gran esfuerzo cercano. Esta estrategia tendría sentido, por ejemplo, si estás haciendo dos carreras de fin de semana en días posteriores. Además, debe ayudar si se estás corriendo múltiples tramos en un relevo.

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail