errortrail

Llega el otoño, las carreras urbanas de 5 y 10 kilómetros, y con ellas la misma historia de siempre; lesiones, mucha gente en la línea de salida o mismos circuitos. Hoy te proponemos una alternativa, mucho más divertida y que está de moda, el trail running.

La búsqueda de la calidad de vida y por tanto de la felicidad siempre ha sido el fin más perseguido por el ser humano, y desde un tiempo a esta parte, nos hemos dado cuenta que aunque sufrido a veces, practicar deporte es una de los pilares de este bienestar. “Para llegar a los 100 años el secreto es: poco plato, mucho trato y mucho zapato” –más o menos así era el dicho ¿no?- . Y es esta tercera premisa, la que tiene la culpa de que de un tiempo a esta parte much@s se hayan dado cuenta de lo bien que les sienta correr.

Correr sea por donde sea, es beneficioso, pero hacerlo por zonas verdes o montañosas aporta un plus de felicidad mental. Todo cambia si en vez de correr por una monótona carretera, nos dejamos llevar a un sencillo parque. La casi ausencia de ruido, la mejor calidad del aire, los árboles, la vegetación o algunos animales que rondan por allí nos transporta a un entorno ideal donde poder fluir mejor con nosotros mismos. Si le damos otra vuelta de tuerca al asunto y nos desplazamos a un privilegiado contexto en el que estar más cerca de la naturaleza -¿quién no ha experimentado lo gratificante que es dar un buen paseo o trote por la montaña?- la motivación y las emociones se disparan, y con ello la calidad de la experiencia.

En el monte, el tiempo pasa a un segundo o tercer plano, y el desafío va encaminado a superar otros y variados elementos, a saber: la dureza de las subidas, la tecnicidad de las bajadas, la gran variabilidad de superficie por la que se corre, las condiciones meteorológicas, el protocolo de avituallamiento, la gestión mental de la distancia y duración de carrera etc..La aventura se hace más grande, más integra y por lo tanto llena más al corredor que por norma se queda ‘enganchado’ a corremontañear, y cuanto más salvajes y bellas son las montañas por las que corre, más se queda prendado de esta disciplina.

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail