60ffb795-63617331-1200x630

Ya sabemos que después de una buena sesión de kilómetros lo que mejor sienta al paladar es una cervecita bien fresca. Lo sabemos y lo asumimos, pero sentimos decirte que esta bebida “recuperadora” no es la más indicada si lo que a ti te gusta es acumular zancadas a la carrera. A continuación te contamos tres motivos por los que el alcohol no es nada recomendable para los deportistas.

TE HACE ENGORDAR

Es por todos sabido que el alcohol y todos los azúcares que contiene acaban acumulándose en forma de grasa en nuestro organismo. Además, las bebidas alcohólicas contienen una gran cantidad de calorías.

TE DESHIDRATA

Levantarse con la boca seca tras una noche de fiesta no es sino un síntoma de deshidratación. El alcohol además irrita las paredes del estómago y evita que absorbas los nutrientes que necesitas. Vaya, que te deja el cuerpo en un estado lamentable.

RECUPERARÁS MÁS LENTAMENTE

Después del entrenamiento, toca recuperar. “En este momento tu cuerpo necesita recuperarse, por eso se suele recomendar la ingesta de proteínas que reparen el tejido muscular. Si en vez de eso, te bebes un par de cervezas, le estás diciendo a tu cuerpo que paralice este proceso de restauración y, además, desplazas los carbohidratos, así que los niveles de la alacena se reducen a la mitad”, explican en VANITATIS.

Fuente: VANITATIS

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail