fisio

Hoy te respondemos a las típicas preguntas que se hacen los runners antes de ir al fisio.

¿Cada cuánto debo ir?

La periodicidad dependerá de la dolencia que tengas y del momento evolutivo. Es decir, tras una operación o un periodo de inmovilización es probable que requieras una asistencia diaria que, con el tiempo, se irá alargando a dos o tres veces por semana. En otros casos, como los tratamientos de mantenimiento, sólo es necesaria una sesión semanal o quincenal. No obstante, esta duda será resuelta por el especialista tras la exploración inicial.

Me chasquean las articulaciones, ¿es una mala señal?

No necesariamente. Estos chasquidos pueden producirse al realizar determinados gestos forzados y se deben a variaciones de presión en los gases disueltos en el líquido sinovial (lubricante de las articulaciones). Si no sientes dolor, no debes preocuparte. La denominación técnica es ‘cavitación articular’.

Si sufres dolor es posible que padezcas artrosis o artritis, en cuyo caso sería recomendable que acudieras a un médico para determinar el grado de la lesión. Unas molestias que también puede estar asociadas a la debilidad muscular o la hiperlaxitud articular (exceso de elasticidad), que podrías paliar potenciando la zona con los ejercicios que te recomendará tu fisioterapeuta.

Tras el tratamiento del fisioterapeuta tengo más dolores, ¿es normal?

Depende de los dolores que sufras después del tratamiento. Es normal que sufras una sensación de agujetas, pequeñas molestias o dolores después de la manipulación de una zona dañada. No te asustes, suelen desaparecer a las 48 horas. Si persisten acude a tu médico y coméntale lo que te sucede.

Sufro dolores de espalda, ¿me vale un masajista o tiene que ser fisioterapeuta?

El fisioterapeuta es un especialista en este campo, con conocimientos de fisiología, anatomía y patologías médicas, por lo que puede conocer con mayor certeza cuál es el tratamiento que mejor te conviene. Además, no sólo consiste en masajear los músculos, sino que se deben evaluar otros aspectos físicos e incluso la aplicación de técnicas específicas.

Con inflamación, ¿frío o calor?

En caso de padecer una inflamación o un dolor muy fuerte, ya sea por un golpe o por un esguince, tendinitis u otra patología, es mejor que apliques frío durante las primeras 48 horas. Lo único que debes tener en cuenta es la protección de la piel, nunca lo hagas directamente sobre ella ni superes los 15-20 minutos.

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail