perder_peso_verano

Llega el verano y quieres quitarte esos kilos de encima, pero no te basta con cambiar la alimentación. Esta es la realidad a la que muchas personas se enfrentan cuando llega la época estival. Podemos decir que el running es un deporte muy recomendado para bajar de peso, con lo que se convierte en la actividad quemagrasas por excelencia.

Se deben tomar de 3 a 5 piezas de fruta pequeñas cada día, mejor con piel. No se debe tomar más de una pieza al día de plátanos, higos, chirimoyas o aguacates.

Hay que beber entre 2 y 3 litros de agua cada día, especialmente en días calurosos o de entrenamiento intenso. Hay que repartir el agua a lo largo del día, evitando beber demasiado en las comidas principales.

Si un día es imposible seguir la dieta, no pasa nada, pero tenlo en cuenta para compensar las calorías extra con entrenamiento, mejor aumentando el tiempo de carrera suave. No comas menos el día antes o el día después para no desequilibrar tu metabolismo.

En cuanto a entrenamientos, los rodajes que tienes que ir por debajo del 80%, debes poder ir hablando mientras corres sin que se te entrecorte la voz por esfuerzo.

En los rodajes cortos (45’ o menos), puedes hacer cambios de ritmo para que te resulte más variado. Aquí te dejamos dos entrenamientos de cambios tipo;

Calienta 10 minutos muy despacio y luego introduce 25’ de cambios de ritmo como un minuto fuerte y uno suave y rematas con 10 minutos a ritmo suave para hacer la “vuelta a la calma” (ayuda a recuperarse mejor y más rápidamente de los esfuerzos). Otras opciones de cambios de ritmo para cuando vayas cogiendo más forma física son: dos minutos fuerte y uno suave, 5 minutos fuerte y uno suave ó 7 minutos rápido y dos suave. En ningún caso hablamos de series. Por tanto, las partes intensas no son sprints a tope y luego parar. Debes hacerlas entre el 85% y 90% de tu máximo y trotar después durante el minuto suave, no detenerte.

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail