paragrapharticle-24053-58de2fdba54e2

Dicen que es el mejor amigo del hombre, pero también puede ser el mejor acompañante en tus rodajes. Correr con perro puede ser una alternativa muy divertida ya que psicológicamente hace más ameno correr y físicamente puede hasta impulsarte a correr más. Hoy te traemos 5 tips para que tanto tu amigo peludo como tú disfrutéis de la compañía corriendo.

 

Previa preparación

Hay que tener en cuenta el tamaño del perro y su experiencia. Si tu perro no es de correr mucho, tampoco debes forzarlo, tendrás que ir poco a poco dando paseos o trotes menos intensos para que se vaya adaptando. También tienes que tener en cuenta cuánto te obedece. Lleva siempre la correa en la mano por si la cosa se pone peligrosa o bien corre con un arnés atado a tu cintura.

No le sueltes hasta que los veas seguro

Por la calle debe ir siempre atado, ya que hay muchos coches o peatones que le pueden despistar. Cuando llegues a tu zona de entrenamiento o a un sitio donde sepas que el chucho no va a correr peligro, es el momento de soltarle y que él mismo experimente correr a tu lado. Al principio irá de un lado a otro persiguiendo pájaros o conejos pero poco a poco irá acercándose más a ti. Otro consejo es no ir muy asfixiado por si tienes que llamarle.

Corre por zonas con fuentes

Sobretodo si tu perro tiene mucho pelo. Tienden a pasar más calor por lo tanto necesitan hidratarse antes, y más si son de tamaño grande. Asegúrate de que hay al menos una fuente por donde vayas a pasar para que el perro se hidrate. Llevar algún premio o chuche al acabar también es una gran idea.

Siempre alerta

Aunque tú le vayas viendo a lo lejos, no le dejes en ningún momento solo. Si no sabe donde está puede perderse y asustarse. Si corres de noche otra solución es ponerle luces en el collar para que esté visible ya sea para ti o para otros perros. Ten en cuenta que los primeros días será un poco más aburrido ya que se parará en todos lados, a jugar con otros perros o a olisquear cualquier cosa, pero poco a poco cogerá la dinámica.

Un perro cansado es un buen perro

Haz que tu mascota esté lo suficientemente cansada para que, cuando llegues a casa, prefiera echar una cabezada a asustar al cartero o mordisquear tus nuevas zapatillas.

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail