nieve

Se puede correr expuesto a la lluvia, al frío o al viento pero cuanto más y mejor abrigados vayamos en invierno, evitaremos constipados e incluso dolores de cabeza.

Pero como en todo esto del running, hay miles de alternativas para ponerse sobre la cabeza, es un mercado muy amplio en el que hay todo tipo de materiales técnicos, formas, grosores y funciones… y lo más importante, los precios.

Lo primero que tienes que tener en cuenta es el uso que le vayas a dar al gorro. Partiendo de la base que las orejas tienen que ir tapadas ya que es uno de los puntos por donde más se coge frío, incluso más que por las piernas. A partir de ahí, tienes que tener en cuenta a la hora, los grados o las condiciones meteorológicas que sales a correr. Nuestro consejo es que tengas dos gorros; uno más finito y que te tape las orejas para días fríos en los que no vayas a sudar mucho o la temperatura no sea excesivamente fría y otro para días en los que las condiciones sean más adversas, teniendo este más protección con tejido windstopper o llevando una pequeña visera que nos quite la lluvia. Teniendo dos gorros nos aseguramos que en ninguno de los casos pasaremos frío por la cabeza.

Otro factor a tener en cuenta es la cantidad de pelo que tengas en la cabeza. Cuanto más tengas, menos transpirará la cabeza por lo que necesitarás menos grosor de gorro. En cambio, si afortunada o desafortunadamente careces de pelo, más abrigado debes ir.

Por último, a la hora de comprase un gorro, ten en cuenta también lo fácil que sea de doblar y llevar por si entras en calor y notas que te sobra. Sabemos lo molesto que es ir con algo en la mano mientras corres.

Te dejamos aquí  toda la oferta de gorros para correr de ECI.

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail