article-problemas-frecuentes-correr-en-la-cinta-59282742d2b7d

Hay algunos que se niegan, otos que no pueden vivir sin ella. Pero para todos aquellos que no estén muy convencidos, aquí os dejamos 5 beneficios de correr en cinta.

Contra todas las adversidades

Aunque parezca obvio, ni te mojas ni sopla el viento ni pasas frío. Esto son grandes ventajas cuando es invierno y la climatología no acompaña por lo que una sesión en cinta evita a toda costa un catarro. ¡Disfruta de un trote mientras ves a la gente por la ventana mojarse! :)

Tu elijes la dureza

Otra gran ventaja de correr en cinta es que tú no te adaptas al medio, el medio se adapta a ti. Tu eres el que escoge la velocidad y la pendiente dependiendo de lo que te apetezca. En cambio, al correr fuera, quizás no quieras ir a un ritmo determinado o por un sitio por el que no te apetezca pero no te queda otra.

Reduces riesgo de lesiones

Correr por un tapiz rodante significa que siempre vas a hacer que el pie pise igual, por lo que evitas roderas, raíces o piedras que pueden hacer que se te carguen mucho las piernas o incluso torcerte un tobillo.

No te mueves del sitio

Parece otro beneficio absurdo pero evitas que cualquier desgracia te pille en un sitio equivocado. Al correr en el sitio, puedes estar pendiente del móvil por si hay alguna emergencia y tienes que irte rápido, cosa que corriendo fuera quizás complique un poco las cosas.

Menos gasto de energía

Hay estudios que indican que al correr en cinta, y que mientras tus pies están en el aire y el suelo rueda, el impacto es menos agresivo por lo que el gasto de energía es inferior que si corrieses por la calle. Por lo tanto, aguantarás más tiempo corriendo.

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail