paragrapharticle-24952-57bb02934df28

Los estiramientos son un entrenamiento oculto. Hay que considerar igual de importante correr como estirar si quieres mejorar tu rendimiento. Aquí te dejamos seis ejercicios para que incluyas en tu rutina post-running.

Aductores

Sentado en el suelo, con las plantas de los pies en contacto, y las manos rodeando ambos empeines, intenta tocar el suelo con las rodillas. Salvo que seas un runner bastante flexible es casi imposible lograrlo. La espalda siempre debe mantenerse erguida. Intenta que los talones estén lo más cerca de la zona pélvica, sin que ello implique en ningún momento el arqueo de la espalda.

Flexores de la pierna

Sentado sobre el suelo, con ambas piernas paralelas, estiradas y en contacto, hay que procurar agarrar con las manos los dedos de ambos pies. Realiza el ejercicio de la forma más suave y cuuidadosa posible. Mientras forzamos lentamente el estiramiento, procura inclinar la cabeza hacia delante, como si con la frene pretendieses tocarrnte las rodillas. Así tambien estirarás la zona lumbar

Cuádriceps

La pierna que permanece en contacto con el suelo debe permanecer lo más rígida posible . Con la mano opuesta a esa pierna de apoyo cogemos suavemente el empeine de la pierna flexionada, acefcando el talón al glúteo. Intenta no forzar i la rodilla ni arquear la zona lumbar.

Gemelos

De pie, con las piernas separadas unos 60 centímetros. Coloca las manos frente a las caderas ,si puedes apóyate en un banco o barra . Para llevar a cabo el estiramiento inclínate hacia delante, como si la rodilla avanzada quisiera tocar la barra mientras que la pierna trasera permanece rígida con la rodilla apenas doblada.

Sóleos

La rodilla de la pierna más atrasada intenta tocar el suelo, mientras que la planta del pie de esa misma planta permanece completamente en contacto con el suelo. La pierna más avanzada se flexiona ligeramente hacia abajo, debido a que se baja el centro de gravedad. Los dedos índices de ambos pies deben apuntar hacia el frente. Se debe intentar bajar el peso de una forma lenta y simultánea, como si poco a poco pretendiéramos sentar los glúteos sobre los talones, a la vez que se expira simultáneamente mientras realizas el gesto.

Zona Glútea

Estirado boca arriba e inclinado hacia el lado derecho con la rodilla izquierda flexionada y elevándola suavemente. Es importante expirar a la vez que se eleva la rodilla, procurando dirigir la mirada ligeramente hacia el hombro izquierdo.

 

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail