article-analisis-nike-zoom-fly-59b7f941ad677

Seguro que no es la primera vez que oyes la palabra “voladoras” en un corrillo pre o post entrenamiento. Quizás no hayas querido preguntar qué son por vergüenza, así que hoy te explicamos que son para que cuando vuelvas a entrenar seas el más inforamado de tu grupo.

Las zapatillas voladoras, como su propio nombre indica son para “volar” sobre el terreno. La principal diferencia que tienen con una zapatilla convencional de running es que la suela es mucho más fina, tienen menos drop y los materiales del upper son más ligeros.

Una zapatilla voladora estándar pesa sobre unos 150 gramos mientras que una zapatilla de rodar llega hasta los 300 gramos hoy en día. La principal función de éstas zapatillas es la competición o las series rápidas. Debido a su poco peso y menos amortiguación de lo normal, la principal sensación es la de sentirse más rápido y ligero. También hay que contar con el factor peso. Para la gente que pese más, será más difícil adaptarse a ellas, lo que no quiere decir que alguien que pese poco vaya a ir comodísimo con ellas. Cada uno tiene que sentirse cómodo al correr rápido con la zapatilla que le convenga.

Para correr con estas zapatillas tienes que preparar al pie y adaptarlo para que no sufra muchas molestias ya que el cambio es bastante brusco con respecto a una zapatilla normal. Por lo general, las primeras semanas póntelas para un rato o puedes incluso ponertelas por casa para ir cogiendo sensaciones.

En cuanto a la pregunta de si son pronadoras o supinadoras, la respuesta es que por lo general, suelen ser neutras aunque cada marca lanza su gama con distintas opciones.

El Corte Inglés ofrece una alta variedad de zapatillas voladoras de varias marcas para que te animes a probar a ir más ligero y ágil.

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail