article-beneficios-extra-del-cafe-595cbfd7b26da

Son las 7 de la mañana de un lunes y lo primero que haces es ponerte un café para volver a ser persona. Es tu rutina diaria, y más si el día se presenta complicado: trabajo, niños, ese curso de la empresa para promoción y en medio de todo un hueco para nuestra carrera, que no sólo nos sirve pare entrenar, es nuestro ‘momento yo’, el escape diario. Ese ritmo de vida tan frenético no sería posible sin nuestro café de primera hora de la mañana y unos cuantos que vienen a lo largo del día. Pero de vez en cuando nos preguntamos ¿Tomo demasiado café?¿Debería pasar al té? ¿Afecta a mi salud? Los nuevos estudios están cambiando las cosas y demuestran que el café, después de tantos años de cargarse nuestra tensión arterial, resulta que es una buena fuente de antioxidantes que se puede tomar cada día con moderación.

¿Quieres saber como se digiere el café en tu cuerpo? Es fácil, se trata de un elemento que apenas aporta vitaminas o minerales, por lo que cuando tomas el líquido mágico, la cafeína es absorbida rápidamente en el estómago e intestino y se distribuye por todo el organismo, alcanzando el pico máximo en sangre entre 45 y 60 minutos después de la ingestión. Para las personas no acostumbradas a tomar café, 200 mg de cafeína (una taza de café) provocan un aumento del nivel plasmático de la renina, noradrenalina y adrenalina, lo que produce un estado de ansiedad, diuresis (haces más pis), incremento en la secreción gástrica, aumento de la presión sanguínea y del pulso, etc. La cafeína se degrada en el hígado a dimetilxantinas que se eliminan en la orina.

Estos efectos pueden durar 1 y 12 horas después, depende del peso y condiciones de cada persona. A los cuatro días de tomar café habitualmente, el cuerpo aprende a tolerar las dosis y disminuyen los efectos, convirtiéndose en un ligero estimulante. Los más cafeteros no experimentan estos síntomas porque tienen unos sistemas de detoxifi cación acostumbrados a metabolizar la cafeína. Pueden incluso dormirse como lirones después de haber tomado varias tazas de café al día, incluso después de cenar.

PODER ENERGIZANTE

Algo que hasta los niños saben, la cafeína nos da energía, aumenta el ritmo cardiaco y nos vigoriza y hace que nos mantengamos más alerta.

AYUDA A QUEMAR GRASAS

La cafeína ayuda a adelgazar porque facilita la utilización de las grasas, ahorrando el glucógeno y prolongando el tiempo de ejercicio. Aún no está claro, parece más un efecto secundario provocado porque el aumento de adrenalina en la sangre hace que te emplees más a fondo y durante más tiempo en el entrenamiento, y al fin y al cabo a más intensidad o más tiempo, más grasa quemas.

REDUCE EL DOLOR MUSCULAR

Un café parece mejor que una aspirina según un estudio de la Universidad de Georgia, aunque el efecto es más efi caz en personas que no toman café habitualmente que en los cafeteros.

 

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail